COMPARTIR

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

INFO

  • FECHA: 13-08-2019
  • LUGAR: Norvegia

PAÍS DE ORIGEN

italy

Italia

ARTÍCULOS RELACIONADOS

milano tips

Mis Consejos – Milán

Mis consejos – Milán: cosas que hacer o ver en la ciudad, curiosidades sobre los lugares frecuentados por los lugareños, eventos que no hay que perderse.

Leer »

Mauro y su récord de triatlón desde Cerdeña hasta Cabo Norte

Conocí a Mauro en uno de los eventos que organizo los jueves en Milán, donde conoces una mezcla de viajeros y personas que viven allí en Milán pero que tienen una pasión por los viajes y los idiomas. Había empezado a contarme su historia con una pinta de cerveza: los dos habíamos estado en Noruega en el verano de 2019, pero su forma de ir allí me dejó sin palabras, así que fui el 13 de febrero al Upcycle donde se reúnen los entusiastas de la bicicleta y he escuchado ampliamente su experiencia en los últimos años.

Mauro es licenciado en informática, pero siempre ha tenido una gran pasión por el deporte. Casi por diversión, impulsado por un amigo suyo que quería hacerlo, probó un triatlón, ¡con el resultado de terminar primero! A partir de ese momento entendió cuál sería su misión en la vida: dejó la oficina y decidió que trabajaría para él, para hacer realidad sus sueños, pero también para los demás, para ayudarlos a realizar los suyos. Su Instagram.

Mauro Abbate Thriathlon Norvegia

Primer viaje: 9000 km en bicicleta

El principal sueño de Mauro era llegar al extremo oeste de Europa desde Italia por el Estrecho de Gibraltar y luego dirigirse al extremo norte, en Noruega, todo esto en bicicleta. Su primer viaje en solitario a «pedales» le llevó a dar la vuelta a la Península Ibérica. Duró 7 meses a lo largo de 9000 km de carretera, luego se detuvo en París donde decidió cultivar una de sus pasiones, la cocina, y trabajó durante unos 6 meses en un restaurante. 

Estaba feliz con la experiencia y la vida parisina, pero siguió sintiendo la «llamada del norte«, como él la llama. La interrupción del primer viaje y el paréntesis parisino habían sido una forma de tomar aliento. Había tenido la suerte de ver salir y ponerse el sol durante 7 meses, el deseo de ver cómo seguiría cambiando a medida que subía hacia el norte ya había nacido. Hasta que llegó el sol de medianoche: «no hay dinero que pueda pagar tal sensación. «, dice.

Segundo viaje: de Cerdeña a Noruega

Comenzó a entrenar más en serio, estudiando y planificando la ruta para alcanzar su gran sueño, el lejano norte de Noruega. Durante la planificación, sin embargo, se da cuenta de que llegar en bicicleta no le da suficiente adrenalina y decide dar rienda suelta a otras dos pasiones: nadar y correr.

Hay un período en el que el océano Ártico tiene una temperatura similar a la del Mediterráneo en invierno, por lo que la idea de enfrentar a Noruega incluso nadando parecía posible.

¡Cruzar Noruega en bicicleta, luego nadar y caminar requiere mucha planificación! Hay algunos puntos donde no se puede ir en bicicleta, hay 750 km de túneles de sur a norte. La idea era llegar al Círculo Polar Ártico en bicicleta, luego nadar 230 km a través de las islas Lofoten y finalmente caminar hasta el Polo Norte.

Los límites a superar

No hace falta decir que emprender ese viaje en sí mismo significa ir más allá de los límites, creer inmensamente en uno mismo y en las propias habilidades. Mauro conoce sus límites y se esfuerza por superarlos, desde el punto de vista físico y mental. La familia lo apoyó, les había hablado de su proyecto un año antes y a pesar de las inquietudes, pudo demostrar que sabía lo que iba a hacer, estudió durante meses. «Loco es quien se va sin saber«, Mauro ha calculado los riesgos (¡excepto las medusas! Leer más), según él, ¡es más probable tener un accidente de bicicleta en Milán que nadando en el Ártico!

El límite más difícil de superar, sin embargo, después de haber aceptado los propios límites y las perplejidades iniciales de la familia, fue el juicio de los demás. Muchos le decían «estás loco, ¿por qué no haces un trabajo como los demás?». Tenía que construir un escudo mental para protegerse de lo que la gente decía, el juicio de los demás le importaba mucho a Mauro. Este viaje extremo le dió la confianza para confiar cada vez más en su propio juicio y silenciar el de los demás, al menos dentro de sí mismo.

Del pedal roto en Sicilia a la lluvia en Noruega

Mauro se embarcó en este viaje solo, pero las personas que conoció en el camino fueron un gran recurso.

Salió de Cerdeña en bicicleta, luego se fue a Sicilia antes de comenzar a subir hacia el norte y, en Sicilia, rompió un pedal. Afortunadamente, otro ciclista lo escoltó hasta la cima de una montaña y luego otro y otro: ¡hicieron un relevo para acompañarlo al mecánico!

Después de 10 días, ya estaba en Trentino y en muy poco tiempo pasó de 40 grados en Sicilia a 15 en el norte de Italia. Todo cambió, la naturaleza era completamente diferente y esta diversidad le dió energía.

Siguieron 10 días de lluvia, cruzando Francia y Alemania, luego Dinamarca y pasando por Suecia para finalmente llegar a Noruega.

El primer día en Noruega llovió tanto que no se podía ver el horizonte pero era verano y después de tanto pedalear ¡finalmente llegó al Círculo Polar Ártico!

FB IMG 1583570569882

Nadando en el Mar Ártico

En el momento de entrar al agua, el impacto es terrible, mucho más difícil de lo que imaginaba. Afortunadamente, su amigo Lorenzo lo acompañó en un bote de goma.

Había medusas gigantes, una cada dos metros, no podía concentrarse. ¡Todo esto por 230 km!

En Noruega los acantilados son empinados, es difícil salir del agua. Tenía un agujero en el zapato, pero la única opción era continuar, seguir nadando para mantenerse caliente.

Visualizó en su mente que ya estaba en el Polo Norte y eso le dió fuerzas para continuar.

El siguiente, fue un día de lluvia muy espesa e ininterrumpida. Cada 40 minutos tenía que salir del agua para recuperar la temperatura, quitarse el traje de neopreno y calentar saltando. A las 11:30 de la tarde finalmente salió el sol, era la «hora dorada«.

Taquicardia por sobreentrenamiento y salvación en una familia noruega

Mauro, como también he apreciado en mis viajes, dice que los noruegos no son gente fría. Al quedarse sin comida en uno de los islotes de Lofoten, él y Lorenzo se dieron cuenta de que el único lugar para conseguir comida era al otro lado de la isla. Se acercaron a algunas personas para pedirles información y les dicieron: “¡nunca encontrarás nada! ¿Qué estáis haciendo?». Después de escuchar la historia de Mauro, ¡admitieron que nunca han visto a una persona nadando por ahí! Lo acogieron a él y a Lorenzo, le dieron comida y camas para dormir. En ese momento Mauro tenía una taquicardia continua por sobreentrenamiento: ¡el descanso era muy importante!

«En Noruega casi no hay nadie, cuanto más al norte vas, más cálida está la gente porque está feliz de verte», dice Mauro.

Al día siguiente, el mar estaba morado, el estado de ánimo muy bajo y la aplicación meteorológica ofrece predicciones terribles.

El día que parece el apocalipsis

Mauro reúne las energías mentales para volver a entrar al agua «en un día que parece el apocalipsis». Lorenzo es su apoyo psicológico y físico.

Entre otros eventos inesperados están las mareas. Cada 5 horas el nivel del mar sube o baja 5-6 metros. Llevando el bote con ellos, cada vez que salen del agua tienen que atracar en alguna parte, pero los acantilados son empinados y el bote se pincha precisamente por la marea.

Mauro está cegado por las ganas de terminar el camino, Lorenzo vacila, ¡teme que sea una misión imposible!

Afortunadamente, los dos amigos reciben ayuda del único habitante de la isla que tiene una cinta adhesiva con la que pueden reparar el bote.

 

El último día de natación

Estamos en el último día de natación, el último kilómetro y medio fue la parte más fría y expuesta del Ártico. Mauro tiene la corriente en su contra, pequeñas olas llegan detrás de su cuello, es como tener hielo entrando constantemente a su espalda. ¡No podía parar, cada día perdido era un desastre! Se suponía que su amigo Lorenzo se marcharía al día siguiente.

Ese día alcanzó su hito nadando. Con el rostro quemado por el frío, que permaneció morado durante un par de días, llegó a su destino. ¡A su llegada, un grupo de personas se reunieron en la playa y lo hicieron festejar! Luego fueron a tocar una puerta, tuvieron que recargar todos los medios electrónicos, ¡el boca a boca era gigantesco! Una mujer policía abrió la puerta e inmediatamente dijo: “¡Déjeme ver los documentos! ¡No es posible cruzar la frontera nadando! ”, ¡Luego los alojó en la casa con la calefacción a 30 grados y les dio 1,5 kg de pollo a cada uno!

Caminar, andar en bicicleta, nadar son percibidos como medios no violentos: estás expuesto, vulnerable, y la gente está más dispuesta a darte la bienvenida, confía en acercarse.

Caminar desde Lofoten hasta Cabo Norte

Al día siguiente, Mauro sale solo a pié. No podía estar con menos de 16 kg en la espalda para suministros de alimentos y equipo. Caminaba 35-40 km por día. Sus pies destrozados, llovía constantemente.

Pasó solo un día en compañía de dos personas que estaban recorriendo Noruega a pié.

Uno de los deseos de Mauro era ver renos, pero casi se los estaba olvidando, ¡estaba tan atraído por el desafío consigo mismo y con la naturaleza! En el norte de Noruega vió muchos de ellos, sintió que estaba en el mundo de los sueños.

El record

Mauro fue la primera persona en llegar al Cabo Norte con un triatlón de 7000km, podría ser reconocido como el triatlón más largo pero dijeron que la distancia recorrida a pie no era suficiente. Sin embargo, Mauro decidió detenerse allí.

«Si esa esfera de acero hubiera estado un millón de kilómetros más lejos, la habría alcanzado de todos modos. No fue la fama, la riqueza, la gloria o el papel. No había nada más ni ninguna persona que pudiera haberme hecho más feliz que esto. En ese momento yo era la persona más rica del mundo ”.

Mauro vivió esa película que había proyectado en su mente innumerables veces y nada podía hacerlo más feliz. «No son otros los que tienen que decirte a dónde quieres ir … solo tú puedes decidir cuál es tu sueño«. Esto dice Mauro, no debemos buscar la aprobación de los demás: cuanto mayor es el esfuerzo, sacrificio y sufrimiento para lograr tus sueños, mayor es la satisfacción y la felicidad cuando los alcanzas. Y esa felicidad se queda dentro para siempre.

Detalles técnicos

Mauro usó una simple bicicleta de carreras de carbono. Fue una elección forzada por falta de tiempo y sabía que iría en bicicleta al Círculo Polar y siempre habría pueblos y aldeas.

Su mochila pesaba 17 kg, con un solo cambio de zapatos. Después del primer viaje se dio cuenta de que después de los primeros 40 km «traes objetos solo porque tienes miedo», así que mejor deshazte de ellos.

Mauro en su bicicleta no ha cambiado la computadora por kilómetros durante años, es capaz de conectarse mejor consigo mismo y con la naturaleza.

Para poder afinar su plan de viaje, antes de marcharse lanzó una recaudación de fondos en la que recaudó unos miles de euros. Al principio quería abordar la parte de nadar con la máxima seguridad, contratando una agencia especializada para que lo siguiera en bote, ¡pero costaba demasiado! El plan B fue la compra del bote de 160 kg y la insustituible ayuda de su amigo Lorenzo. Con ese dinero pudo pagar la mayor parte de sus gastos de viaje y hacer frente a los locos precios de Noruega. Algunos patrocinadores se enteraron de su expedición y decidieron proporcionar ropa y complementos.

¿Qué aprendiste nuevo sobre ti en tu viaje a Noruega?

En este viaje extremo Mauro ha aprendido que lo imposible es posible, «Soy más importante yo, lo que creo, que el juicio de los demás», me dice.

Mauro cree en sí mismo y en el universo. Los 19.000 km recorridos pasaron por altibajos, pero cada vez que había algo imprevisto, luego estaba el “contra-imprevisto”. ¿Será el universo? Le da confianza pensar eso.

Hoy Mauro es entrenador, orador motivacional y deportista.

¡Espero su próximo viaje! Estoy segura de que volverá a sorprender a todos.

Actualización del coronavirus: Mauro había comenzado a andar en bicicleta nuevamente en el norte de Italia, logró llegar a Suiza, donde se vio obligado a detenerse para el bloqueo general. Realizó el video de su triatlón y ahora que está parado está estudiando alemán.

Mauro